Fin de año en Kuala Lumpur, Malasia. - Viajeros 360 | Blog de viajes
Historias 360 Malasia

Fin de año en Kuala Lumpur, Malasia.

Karina
Escrito por Karina

Cuando estábamos planificando nuestro primer viaje al Sudeste Asiático, sabíamos que pasaríamos navidad y año nuevo por esa zona… así que nos pusimos a investigar dónde podíamos celebrar año nuevo, en qué ciudades se hacían eventos, ¡si realmente se festejaba a lo grande!

Terminamos eligiendo empezar el año 2015 en Kuala Lumpur, Malasia, a los pies de las hiperconocidas Torres Petronas. En este post te contamos nuestra experiencia y cómo fue empezar nuestro año de ésta forma 😀

DSCN8447

La elección.

Entre las opciones, manejamos Shanghái, Bangkok, Singapur y Kuala Lumpur. Finalmente terminamos eligiendo ésta última.

En el caso de Shanghái, quedó descartado por un tema de fechas y de clima: ya para fin de año pretendíamos estar en el sudeste asiático, por lo cual no era viable volver a entrar a China. Por otra parte, el aspecto climático fue muy importante: en Shanghái iba a hacer muuucho frío!!

El tercer elemento fue que según estuvimos viendo, las aglomeraciones de gente eran realmente impresionantes… y no teníamos ganas de estar tampoco en esa situación. De hecho, lamentablemente en esos festejos terminó sucediendo un hecho trágico en el que fallecieron varias personas producto de una avalancha de gente que al parecer se generó cuando alguien comenzó a tirar desde un balcón papeles que parecían billetes de dólares. Horrible.

Luego pasamos a considerar Bangkok y Singapur. En el caso de Singapur, lo descartamos simplemente por tema de fechas, ya que habíamos conseguido nuestra reserva para el MBS para unos días después. Quedaban Bangkok y Kuala Lumpur.

DSCN8461

Esta situación se terminó decidiendo un poco sola. En Bangkok sabemos que se celebran muchas fiestas, así que era una opción fuerte. Por otra parte, nos tentaba mucho el show de fuegos artificiales que se hace en Kuala Lumpur a las doce en punto, justo al pie de las Torres Petronas. Así que la decisión era difícil.

Mientras estábamos en plena planificación, se dio el último golpe de estado en Tailandia. Comenzaron los conflictos en la ciudad, y se estableció el toque de queda. Si bien el mismo se fue suavizando con el correr de los días, la realidad es que se hablaba mucho, y no teníamos ganas de pasar la noche de año nuevo encerrados por el toque de queda, o no pudiendo festejar en las calles con la gente que era lo que en definitiva queríamos hacer.

En foros de viajes y redes sociales la gente decía que el toque de queda no era tan fuerte en la zona sur, y que para las zonas turísticas no se aplicaba a rajatabla, pero lo cierto es que nos generaba incertidumbre. Obviamente no descartamos nada de Tailandia, ¡pero no queríamos arriesgarnos a perder la oportunidad de festejar el año nuevo como se debe!

Así fue, que terminamos eligiendo Kuala Lumpur.

DSCN8363

Una vez decidido esto, seguimos armando nuestro “itinerario” o recorrido base, previendo llegar a KL para esta fecha.

Y al fin… Llegó el día!!

El país previo a Malasia era Camboya, particularmente Siem Reap. La idea era llegar el mismo 31 de diciembre a Kuala Lumpur, antes de mediodía. Si, un poco ajustado, si se atrasaba o perdíamos el vuelo el plan corría grave riesgo… ¡pero la diferencia económica de los vuelos lo valía!

Compramos nuestros aéreos por Air Asia entonces para ese día… ¡o al menos eso creímos! Llegó el 31 de diciembre, y nos fuimos al aeropuerto bien tempranito por la mañana. Nos despedimos de nuestro amigo del Tuk Tuk, y nos dispusimos a hacer la fila. No fuimos con muuucha anticipación ya que el aeropuerto es pequeño, y tampoco nos encanta perder tiempo en esperas… ni somos los más puntuales del mundo jaja

DSCN8422

Después de un rato ahí, al fin nos tocó. Al entregarle al muchacho los pasaportes, nos indica que no tenemos pasajes para ese día. Obviamente supusimos que era un error, así que saqué la reserva impresa que llevaba en la mochila de mano, y luego de corroborar la fecha, se la dí para que la viera… enseguida el chico me la devuelve, mostrándome que los pasajes no eran para el 31 de diciembre… eran para el 31 de enero!! ¡Habíamos comprado los pasajes para enero en lugar de diciembre!

No lo podíamos creer, dijimos ta, ya está. Pasaremos fin de año acá. Adiós reserva para subir a las Petronas y show de fuegos artificiales, otra vez será. El chico nos indicó que aún quedaban lugares libres en el vuelo, increíblemente porque son fechas medio complicadas (si bien el día mismo de navidad y año nuevo hay vuelos más baratos porque mucha gente prefiere no viajar ese mismo día, ya siendo ese día los vuelos estaban llenos y el aeropuerto lleno de gente) que fuésemos a hablar con un gerente o encargado.

DSCN8367

Ahí fuimos, a su oficina. Pensamos “Ta, si nos matan con el precio del cambio de fecha no vamos, es preferible sacar un nuevo pasaje para el día siguiente igual”… Al final la diferencia no era tanta, así que pagamos lo que sería el cambio de tarifa y embarcamos a último momento. Kuala Lumpur… allá vamos! 😀

No podíamos estar más felices, si antes ya estábamos con cierta ilusión, ahora la emoción era aún mayor. Ahora habíamos sorteado obstáculos para llegar, ¡y eso lo hacía más emocionante! 😛 Después de un vuelo corto, llegamos a la capital de Malasia.

DSCN8351

Lo primero que sentimos fue… CA-LOR!! Si, en Siem Reap hacía mucho calor. Pero llegar a mediodía a esta ciudad, y subir al tren con las mochilas al hombro, hizo que el calor se sintiera más intenso aún. Además, si bien ya sabíamos que la religión islam era predominante, no se si estábamos preparados para vivirlo. La realidad es que hasta ese momento, nunca habíamos visitado un país musulmán, por lo cual apenas al llegar me cubrí un poco más de lo usual ya que no me gusta ser irrespetuosa con las costumbres de cada lugar que visitamos, y en el metro todas las mujeres iban con su hijab y hombros cubiertos. No es que ande desnuda, pero la realidad es que si hace calor suelo andar de short y remera sin mangas. Así que más calor aún.

Luego vimos que en realidad, si bien si bien es un país predominantemente musulmán, no es extremadamente estricto como si pueden serlo otros países, menos aún con los turistas. Igualmente en nuestro caso, como mencionamos antes, intentamos ser lo más respetuosos posibles, pero en Kuala Lumpur no hay mayores problemas con los temas de vestimenta ya que es una ciudad muy turística. Lógicamente aplican normas de recato como no llevar las rodillas ni los hombros descubiertos para ingresar a templos religiosos.

Finalmente, llegamos al hotel que habíamos reservado. O de nuevo, ¡eso creímos! Resulta que el Le Apple Boutique tiene dos hoteles similares, y cuando preguntamos nos mandaron a este. Si bien no están tan lejos, habíamos reservado el que está cerquita del KLCC, justamente cruzando la calle, ya que al llegar el mismo día queríamos estar en el meollo del asunto y no tener que depender del transporte y demás para llegar a los festejos. Además, habíamos hecho la reserva para subir a las Petronas, también para ese mismo día.

DSCN8439

Tomamos un bus que un muchacho de un kiosco nos indicó que nos servía, y llegamos perfectamente. Después de hacer el Check In, nos dieron nuestra habitación.

La verdad es que estaba todo muy bien, con la única salvedad de las ventanas… si, tenía doble ventana, pero al abrir la primera, había como un espacio horrendo abierto antes de la segunda ventana, y se veía una estructura horrible y muy muy sucia. Además, los vidrios parecía que no se limpiaban desde hace unos años, aunque según sabemos el hotel era bastante nuevo. Tal vez ya vinieron sucios jaja No sé, pero de verdad asombraba. Más que una crítica, en realidad es algo que nos llamó la atención, no dejaríamos de elegir un hotel por esto y tampoco fue muy costoso.

El hotel por dentro muy bueno, la cama comodísima, y para el precio realmente estuvo muy bien. No tenía desayuno pero no nos hicimos mucho problema, lo mejor que tenía sin dudas era la ubicación que para nosotros era lo más importante.

Dejamos todo, bañito fresco y allá salimos, a ver las Petronas. O al menos eso creímos. Apenas salimos, se largó EL diluvio universal, era una cortina de agua. Compramos un paraguas enorme en un 7eleven (el cual por cierto dejamos luego de regalo en el hotel porque era una inmensidad… ¿habremos comprado una sombrilla?? jaja), que era el único que había, y nos fuimos a ver las Petronas. ¡Nada nos iba a detener! Eso sí, ¡estábamos rezando que no lloviese así a las 12 en punto!

DSCN8318

Entramos directo al complejo del KLCC ya que llovía mucho y no tenía sentido quedarnos a ver las torres así desde afuera. Recorrimos un rato el enorme centro comercial, comimos algo (léase unos waffles bomba de un lugar que se llama Wafflemeister, recomendadísimos), y se hizo la hora de subir a las Petronas.

20141231_213815

En ese momento, se iluminó nuevamente nuestro día, como pasó con el vuelo. ¡Menos mal que habíamos decidido reservar! No solo ya no quedaban lugares para ese mismo día, sino que no quedaban tampoco para todos los días siguientes. Vimos como más de una persona se iba super triste de no poder subir, realmente debe ser decepcionante.

DSCN8358

Así que sin dudas, les recomendamos reservar. Teníamos nuestro horario a las 19:00, y el tour tiene un tiempo limitado así que hay que ser puntuales. Van con un guía, quien los sube y les va explicando un poco acerca de las torres. Una vez arriba, pueden cruzar por el puente que las une, que está muy muy bueno.

DSCN8407

DSCN8362

Por suerte cuando subimos ya no llovía, así que si bien los vidrios estaban un poco mojados, se veía bien para afuera. Ver las torres iluminadas, es una belleza, y uno no puede creer que está cruzando por el puente del medio. Totalmente recomendado. El precio es de 25 usd, pero como siempre, les dejamos la página oficial para que puedan chequearlo ustedes ya que es algo va cambiando con el tiempo y la info se desactualiza rápido. Es en esta misma web que reservan sus entradas.

Y al fin… los festejos de Nochevieja, y ¡¡Bienvenido 2015!!

DSCN8472

Después de ésta visita, dimos una vueltita a comer algo y nos volvimos al hotel. Era hora de cambiarse y prepararse para recibir el año nuevo en Malasia 🙂

Así que eso hicimos. Ya desde el hotel se escuchaban los ruidos de la calle, cornetas, bocinas, se notaba que estaba empezando la movida. Luego se empezaron a escuchar parlantes y el show en vivo que se hace ahí, y allá salimos.

20141231_235413

20150101_000913

La calle estaba atestadísima de gente, compramos unos luminosos con luces tintineantes y de a poquito nos fuimos ubicando. Del show no se veía mucho pero sí se escuchaba. Nos quedamos justo al pie de las Petronas, desde donde se veía el reloj arriba del todo y tendríamos los fuegos artificiales de frente. Pensamos en irnos hacia el otro lado para ver las torres y detrás los fuegos, pero la verdad que no queríamos perdernos la emoción del conteo entre la multitud, por tomar fotos… así que nada, nos quedamos ahí entre toda la gente.

Malasia1

Cosa va, cosa viene… ¡llegaron las 11:59! Y empezó el ansiado conteo… 5…4…3…2…1… ¡¡Happy New Year!!! 😀 En ese mismísimo instante, mientras nos dimos el beso de Año Nuevo, empezaron los fuegos artificiales con todo. El show estuvo impresionante, todo coordinado con música y luces, y duró más de 20 minutos. Realmente era emocionante estar ahí recibiendo el año nuevo…en Malasia, frente a las Petronas, del otro lado del mundo. Sin dudas, valió la pena.

20150101_000321

20150101_000906

20150101_000313

20150101_000328

20150101_000410

Atrás quedaba el 2014, año en el cual había empezado ésta aventura, en el cual empezamos a planificar de lleno este viaje. Atrás quedaban las escapadas a Buenos Aires, el vuelo en globo y la visita a Luján. Atrás quedaba un año con mucho sacrificio en trabajo y estudio para los dos, con horarios a contramano, con mucho dormir poco.

Atrás quedaban Rusia, Japón, China, Tailandia, Vietnam y Camboya. La plaza Roja, el cruce de Shibuya, la Muralla China, el Bund, el Buda de Leshan, los Pandas en Chengdú… la bahía de Halong y la navidad en Hanoi, los túneles de Cuchi, la locura de Bangkok, los fabulosos templos de Angkor.

20150101_000316

20150101_002238

El año se iba con todo, y estar empezando ahí el nuevo, seguro era un buen augurio viajero para el 2015. ¡Y sin dudas lo fue! 2015 vino cargadito de viajes, y había sido hasta 2016 fue hasta ahora, el año más viajero de nuestras vidas (¡cuando escribí esto aún no habíamos decidido hacer la vuelta al mundo!). Así que si, empezar el año nuevo en Kuala Lumpur nos trajo suerte, y además, lo disfrutamos a lo grande!! 😀

Después de que terminó el show nos fuimos con la multitud y terminamos tomando unas cervecitas ahí nomás en la vuelta. Mucha gente se fue para discotecas y lugares un poco más “top”, pero para nosotros lo esencial era ese momento y compartirlo ahí, en las calles, no estar encerrados en un boliche. Después de esas cervecitas y comprar unas provisiones en el Seven Eleven salvador, nos volvimos al hotel, siendo ya casi las 3 y pico am.

El 2015 había empezado, y había empezado a lo grande 🙂

DSCN8443

NOTA: El año pasado, 2017, también lo empezamos en un fabuloso lugar. En breve estaremos subiendo post sobre la experiencia de recibir año nuevo en Ciudad del Cabo, Sudáfrica, y también los videos.

¿Y vos? ¿Empezaste el año en algún lugar especial o memorable? ¿En qué lugar del mundo soñás con pasar la víspera de año nuevo?

¡Contanos! Déjanos tus dudas, experiencias y comentarios, y como siempre, si te gustó nos ayudás compartiéndolo con tus amigos!

Sobre el Autor

Karina

Karina

Deja un comentario